Seleccionar página

FILOSOFÍA EN LA CALLE: TEUN ZUIDERENT-JERAK

El pasado 23 de noviembre se inauguró en el Museo de Almería la exposición multidisciplinar “Filosofía en la calle” en la que tengo el honor de participar con tres fotografías que representan las tres corrientes de pensamiento que más han condicionado mi forma de entender la vida en la actualidad. Por si no tenéis la oportunidad de ver la exposición en directo me gustaría compartir mis tres modelos y sus ideas con quien tenga curiosidad.

TEUN ZUIDERENT-JERAK

Profesor universitario y Maestro de meditación Vipassana

Conocía a Teun en el retiro de meditación Viapassana que realicé en Palautordera, Barcelona en 2017. En mi vida hay un antes y un después de realizar este retiro, fue una experiencia que cambió para siempre mi forma de entender y estar en el mundo, por eso quise que esta forma de meditación estuviera presente en mi parte del proyecto. Teun simboliza mi acceso a esta forma de pensar (o de no pensar). Recomiendo fervientemente a cualquiera que pueda estar interesado visitar la página web sobre la Fundación Vipassana en España donde podréis encontrar información abundante sobre esta filosofía y sobre los retiros que organizan.

La trayectoria de Teun es amplia y abarca diversos campos del conocimiento. Tras graduarse en “Science and Technology Studies” o STS (Estudios de Ciencia y Tecnología) una carrera interdisciplinaria que combina campos como la filosofía, la antropología, la sociología o la historia Teun Zuiderent-Jerak, viajó al Instituto de Investigación Vipassana (VRI) de Igatpuri, India, para estudiar la lengua Pali (India), y trabajar como voluntario en los cursos de Vipassana International Academy (VIA).

El Pali es el idioma en el que se han conservado las enseñanzas de Gotama, el Buda histórico.  Era una lengua hablada en Majjhima Desa, la “tierra media”, que cubre el norte de la India y partes de Nepal, la región donde Buda impartió sus enseñanzas. El Pali era la lengua del pueblo, no de los eruditos, cuyas obras se conservan en sánscrito, es decir era el lenguaje de la calle, lo cual  no significa que el Buda no fuera un filósofo profundo: fue una de las primeras figuras de la historia registrada en vivir una vida que niega profundamente dividirse entre la filosofía y la calle o “el camino”

Desarrollar el conocimiento teórico de las enseñanzas y vivir una vida que ayuda a crecer en esas enseñanzas es comparado por el Buda con la “gema engarzada en oro”. Las enseñanzas necesitan conducir al desarrollo de la propia sabiduría en el nivel experiencial para que la gema se mantenga viva y su valor permanezca. Así es como la filosofía pasa de producir conocimiento a generar sabiduría.

 

Teun Zuiderent-Jerak (2017) por Carlos Escolástico

Teun Zuiderent-Jerak (2017) por Carlos Escolástico

 

La experiencia vital encaminada a esta sabiduría es propia de personas con vidas sociales muy activas, en las que benefician a otros de su práctica tanto en el sentido mundano como espiritual.

La meditación Vipassana, como la enseña S.N. Goenka en la VIA, así como en multitud de centros de meditación de todo el mundo, se enseña a personas de todos los ámbitos, independientemente de los antecedentes religiosos, nivel de formación académica, profesión, clase, género o cualquier otra distinción de la sociedad. Sin embargo, para fines prácticos, los que participan en los cursos viven como monjes durante la duración del curso, en el sentido de que no pueden pagar por su curso, ni siquiera por sus comidas y alojamiento, sino obtener el servicio sobre la base de la caridad de los participantes anteriores. Después de completar un curso, pueden dar una donación (de dinero, tiempo o ambos) para dar a otros la oportunidad de aprender la meditación Vipassana.

Al regresar de un año de estudios Pali, el servicio y la participación en los cursos de meditación Vipassana, Teun Zuiderent-Jerak continuó su trayectoria académica, así como su práctica de meditación y servicio voluntario en los cursos de meditación Vipassana. Esas actividades tuvieron para él un fuerte impacto; los estudios de STS se nutren de filósofos como Ian Hacking que sostienen que el entrelazamiento de representar (teorizar) e intervenir (desarrollar experiencia) conduce a una forma de realismo que es “incontestable”, en el sentido de que una vez experimentada permite al mundo volver a teorizar de nuevo.

Dentro de los estudios de  STS este trabajo se lleva a cabo bajo el encabezado de “Making and Doing” que se centra en la gestión de becas basadas para estudios experienciales.  Los descubrimientos de la meditación Viapassana y las becas del STS tienen un fuerte impacto por la importancia que dan a la comprensión y la experiencia unidas. Esta doble dirección compartida de llevar la filosofía a las calles y viceversa abre un enorme potencial para llevar la producción de información a generar sabiduría.

 

 

 

FILOSOFÍA EN LA CALLE: MARINA GARCÉS

El pasado 23 de noviembre se inauguró en el Museo de Almería la exposición multidisciplinar “Filosofía en la calle” en la que tengo el honor de participar con tres fotografías que representan las tres corrientes de pensamiento que más han condicionado mi forma de entender la vida en la actualidad. Por si no tenéis la oportunidad de ver la exposición en directo me gustaría compartir mis tres modelos y sus ideas con quien tenga curiosidad.

MARINA GARCÉS

FILÓSOFA Y ENSAYISTA

Si tuviera que definir a Marina con un solo adjetivo diría que es elegante. Elegante al escribir y elegante al hablar, con esa elegancia que solo da la tranquilidad de las ideas claras. La calma de la militancia y la reivindicación desde una posición fuerte, sin algarabías.

Marina es profesora titular de Filosofía en la Universidad de Zaragoza, impulsora proyecto colectivo Espai en Blanc de pensamiento crítico y experimental. Uno de los conceptos centrales de su pensamiento es lo común en el camino de desarrollar alternativas para enfrentarnos a las crisis actuales. Defiende la filosofía como una forma de vida, un arte que nace en la calle y que continúa sin interrupción en el espacio privado, la casa, un hecho al que han contribuido especialmente las mujeres. Sus filósofos referentes son Merleau-Ponty y Diderot. Sus primeros maestros son Deleuze y Foucault y declara que en los últimos años le ha marcado la lectura del pensamiento feminista y postcolonial.

 

Marina Garcés (2017) por Carlos Escolástico

Marina Garcés (2017) por Carlos Escolástico

Considera que las nuevas formas de politización tienen la característica del anonimato. No se trata del anonimato de la masa, de la homogeneización, de la uniformidad, sino de la vida que se puede decir a la vez en primera persona del singular y del plural. Algo que no se hace desde unas siglas concretas, unos representantes, sino desde una presencia compartida. Se trata de querer reapropiarse de la vida y, a la vez, abrir nuevos espacios para una politización radical de la vida.4

En Filosofía inacabada (2015) habla del “fin de los grandes hombres”. Cuestiona el hecho de que todos los filósofos han sido hombres, blancos, occidentales y acomodados y señala que en la actualidad se produce un giro hacia la feminización, la precarización y la colectivización del pensamiento filosófico.

Podéis encontrar más información sobre su abundante trabajo en www.marinagarces.com

Marina Garcés (2017) por Carlos Escolástico

Marina Garcés (2017) por Carlos Escolástico

 

 

FILOSOFÍA EN LA CALLE: JUAN ARNAU

El pasado 23 de noviembre se inauguró en el Museo de Almería la exposición multidisciplinar “Filosofía en la calle” en la que tengo el honor de participar con tres fotografías que representan las tres corrientes de pensamiento que más han condicionado mi forma de entender la vida en la actualidad. Por si no tenéis la oportunidad de ver la exposición en directo me gustaría compartir mis tres modelos y sus ideas con quien tenga curiosidad.

JUAN ARNAU

Para realizar las fotografías la única condición que teníamos era que fueran en la calle, a mi se me ocurrió añadir además la idea  del movimiento como metáfora del desplazamiento de ideas. Juan sugirió la idea de posar en bicicleta. Me pareció arriesgado callejear entre los coches pero me aseguró que después de haber vivido una temporada larga en Bombay cualquier tráfico te parece seguro. Cualquiera que haya estado allí sabe que no le falta razón.

Juan Arnau por Carlos Escolástico

Juan Arnau por Carlos Escolástico (2017)

Juan nació el mismo año que yo: 1968.  Pasó varios años de su juventud embarcado como marinero viajando por África, después decidió estudiar Astrofísica en la Universidad Complutense de Madrid. En la India y gracias a una beca de la Agencia Española de Cooperación Internacional en la Universidad de Benarés se inició en el estudio de la filosofía y la cultura indias. De allí marchó a Mexico donde estudió el idioma sánscrito hasta el nivel de traductor. Podéis completar el resto de su interesantísima biografía en wikipedia o en www.juanarnau.com , no os aburriréis.

Me gusta de Juan su esfuerzo por aunar campos a priori polarizados y antagónicos como puedan ser el pensamiento oriental y el occidental o espiritualidad y ciencia.

A través de numerosos libros  se ha centrado  en temas  como la naturaleza de la percepción, la memoria, el sufrimiento, el lenguaje o las diferentes técnicas meditativas para acrecentar las capacidades cognitivas.

 

Es autor de numerosos ensayos relacionados con el pensamiento filosófico, el budismo y el hinduísmo.

Mi libro favorito es “La invención de la libertad” donde  de la mano de William James, Henri Bergson y Alfred North Whitehead nos propone un re-descubrimiento de la noción de  libertad y un acceso sin pendanterías al pensamiento de estos tres maravillosos filósofos.

ULTRAVIOLETA: ¿EXISTE LO QUE NO VEMOS?

Ultravioleta: Solamente una mínima parte del espectro lumínico es visible para el ojo humano. La luz es una onda que vibra en diversas frecuencias, y solo cuando lo hace en una longitud de onda muy concreta resulta visible para el ojo humano. Cuando la frecuencia es más baja o más alta ya no puede ser percibida por el ojo aunque, como está más que demostrado hoy en día gracias al avasallador avance científico, otros espectros lumínicos no solo existen sino que son una parte mucho más grande comparativamente hablando que la que sí vemos.

 

Lo que vemos es una mínima parte de lo que hay.

 

 

ULTRAVIOLETA por Carlos Escolástico

Si fuésemos capaces de percibir un escaso 1% más veríamos nuestro entorno radicalmente diferente, los colores cambiarían y aparecerían detalles invisibles hasta el momento. Y así andamos por la vida, creyendo que lo que vemos es lo único que hay, creyendo que la vida es esto y nada más, pero basta recurrir a la oscuridad y conectar una lámpara ultaravioleta para descubrir un inquietante mundo paralelo.

La reminiscencia a la muerte es inevitable al observar estas imágenes. ¿Hay algo más allá de lo que llamamos vida? ¿Hay otras vidas conviviendo con nosotros invisibles a nuestro ojo y nuestros avanzados sistemas de detección?

 

Los modelos de esta serie quedaban seriamente impactados al descubrir algo así como “otro yo” flotando sobre el primero en las fotografías. Igual pero distinto. Como una segunda piel flotando sobre la primera. Un segundo yo conviviendo, de forma paralela con el primero. Si quisiéramos podríamos seguir añadiendo capas mediante distintas técnicas lumínicas pero nunca llegaríamos a la respuesta que estamos buscando. ¿Qué hay más allá de lo que podemos ver?

 

 

CASCAMORRAS: ESPIRITUALIDAD Y PINTURA NEGRA

En el Cascamorras el color negro es el protagonista. El color negro se asocia en occidente con el luto pero también con la espiritualidad y a menudo con la elegancia.

Sin excepción todas las sociedades que se conocen, desde las fases más remotas de la existencia hasta la actualidad, han practicado alguna forma de pintura corporal independientemente de la zona del planeta en la que hayan habitado.

En algunas regiones del mundo como Australia, las islas del Océano Pacífico o algunas zonas de África, como las colinas del Nuba sudanés; en algunas tribus del sureste, los colores de las pinturas y los peinados indican la edad de los hombres. Desde la India hasta el Magreb, las mujeres practican una forma de pintura corporal más duradera con henna, a menudo con ocasión de celebraciones religiosas o matrimonios. Pero el cuerpo “desnudo” y pintado, además de considerarse un signo de “salvajismo”, resultaba inaceptable para unos criterios de “pudor” marcados por el puritanismo pseudoreligioso. En sentido contrario, muchas tribus, consideraron a los misioneros europeos “personas estúpidas”, precisamente porque no se pintaban.

Cascamorras Baza por Carlos Escolástico

Es fácil deducir por tanto que la decoración del cuerpo (eso sí, según criterios y pautas diferentes) es un rasgo universal de las culturas humanas. Es como si hubiera algo genético que nos induce al uso de la pintura sobre el cuerpo.

 Entre las funciones de la pintura está la “disimulación” del individuo, su adscripción a un universo simbólico general de diversos planos: parentesco, antepasados, seres sobrenaturales… Un aspecto en el que podemos advertir su semejanza y complementariedad con la máscara. Pero también entre las razones que dieron origen a la pintura corporal tenemos las pinturas de guerra para impresionar al enemigo, el embellecimiento, las visitas, la expresión de estados de ánimo, la “venganza de sangre” (represalia de un grupo contra otro previamente agresor), la protección de la piel (contra el sol o los insectos), la pintura para asegurar buen tiempo antes de la navegación de canales, la recuperación de una persona enferma, la pintura durante el canto de canciones (sin otro propósito conocido), el entretenimiento y la celebración de la aparición de los primeros huevos de aves en primavera, las señales de reconocimiento de rango en la propia tribu, el camuflaje para la caza, el cambio de identidad, la entrada en un nuevo grupo social, la definición de posición en un ritual, el ornamento o la seducción, Indicar la edad, celebraciones religiosas, etc.

Cascamorras Baza por Carlos Escolástico

En el Cascamorras, el origen parece ser una mezcla de religión y divertimento, pues aunque la leyenda hable de una disputa por la talla de una virgen, el reto de cruzar el pueblo sin mancharse parece obedecer más a un divertimento que a una solución real al conflicto. Lo que me llama poderosamente la atención es el arraigo tan fuerte de lo que originalmente parece ser poco más que una broma (manchar a alguien) lo cual me lleva a imaginar razones más poderosas  que provocan que lo que empieza como una broma se acabe convirtiendo en una seña de identidad de toda una comarca. ¿Hay algo en ese acto de pintarse que conecta al hombre con esa especie de código genético dormido que se activa al contacto con la pintura? ¿Conecta el hecho de pintarse no solo con algunas de las razones antes expuestas sino con todas ellas? Aunque en apariencia la fiesta es pura diversión, a cualquier bastetano que le preguntes se pondrá serio para afirmar sin vacilar y mirándote a los ojos: “no es sólo una fiesta”. Y llevan razón, porque seguramente también es un cambio de identidad, un ritual, una preparación para la guerra, un camuflaje, una sanación, un ornamento, etc. y todo ello aunque los participantes ni siquiera sean conscientes de ello (ni falta que les hace, porque quién necesita saber si pueden sentir)

Formas y color sobre nuestra piel, han sido utilizados desde hace mucho tiempo atrás, con características especiales que al parecer se niegan a desaparecer en el tiempo, puede que los lenguajes cambien pero los temas aún son muy similares, como si nuestro instinto no olvidara la primera impresión que tuvo al reconocer el medio ambiente que lo rodeaba, un lugar lleno de formas y color, que dejaron una huella imborrable en nuestra memoria genética, la cual es aún símbolo de nuestra identificación e indiscutiblemente una manifestación estética que nos continua regocijando y en muchos casos asombrando.

En el caso del Cascamorras es especialmente significativo el color elegido: el negro. Evocador de la noche y del caos primordial, simboliza la nada que todo lo ocupa. Es el color del universo. Al pintarse de negro uno desaparece y reaparece formando parte de un gran todo compuesto no solo por las miles de personas que participan en la fiesta sino por el universo entero. Hay un trasfondo espiritual en el color negro que impregna la fiesta.

 

TOKYO ROCKABILLY CLUB

Más de uno habrá pensado en “Regreso al futuro” paseando por el parque Yoyogi, en Tokio, un domingo cualquiera por la mañana, cuando detrás de unos árboles te encuentras con 20 o 30 rockabillies de rasgos asiáticos. Unos enfundados en ropa de cuero y otros en elegantes modelos años 50 es inevitable pensar que te has dado un golpe en la cabeza y te has despertado en el mismo año en que Elvis alcanzaba su primer número uno en las listas. El Tokyo Rockabilly Club lleva en pie desde hace casi 30 años y haga frío o un sol de justicia se juntan cada semana para dar rienda suelta a su amor por la laca, a los tupes que desafían las leyes de la gravedad, al baile y   al más puro espíritu del rock and roll.

La tenacidad y devoción de estos chicos no conoce impedimentos. Cuando yo tomé las fotos era pleno verano. Unos 35 ºC y cerca de un 90% de humedad realtiva no les impidió vestirse de cuero negro y bailar a pleno sol durante varias horas. Bailan primero, piensan después. La pandilla, los trajes, la música y el baile crean una sinergia que les eleva por encima de los mortales para situarlos en un estado de gracia, en una especie de trance que el resto no podemos más que admirar.

 

 

Tokyo Rockabilly Club by Carlos Escolástico

Tokyo Rockabilly Club by Carlos Escolástico

Contra todo razonamiento lógico ellos seguirán bailando hasta caer rendidos de felicidad. A menudo las personas olvidamos el efecto terapéutico, casi como una droga, que tienen factores como la pertenencia a un grupo, el trabajo sincronizado en común, el poder elevador de la música y sobre todo cómo cambia todo cuando recuperamos el cuerpo y le dejamos que guíe por encima de la mente. Como dijo Nietzsche “Solo creería en un Dios que sepa bailar”

 

Haz click sobre la imagen para ver la galería completa:

 

CELEBRATION: A VISUAL STUDY ABOUT SOCIAL PERFORMANCE

Celebration is a visual study about social performance by Spanish photographerCarlos Escolástico. This project was constructed around the idea of using personal image to be pat of events or commemorative rituals. Escolástico has deliberately omitted the names of the events in which the pictures were taken, so that the weight of the document relies on the final visual aspect.

For “Celebration” the photographer has visited several places in Spain over the last 6 years attending these meetings. The result is at the border between documentary and artistic photography. All photos were taken at the celebration spots to keep the festive spirit intact and offering the viewer a glimpse of the massive climax. The celebration images were paired with others without having any actual relationship, but merely keep a visual parallelism and a basic common attitude that is geographical and conceptual.

Carlos Escolástico has studied photography at New York’s ICP and gestalt therapy by IPG Madrid and he’s now working mainly in event photography and advertising. He’s also the founder of a collective called Fotomotora, were he gives workshops on how to use resources from psychology into photography. He’s made several solo and group shows in Russia, Japan and Spain.

THAIPUSSAM: COLOUR, PAIN AND TRANCE (english)

click aquí para leer en español

It is now a year since my visit to Kuala Lumpur to photograph one of the most radical religious festivals in the world. Both from the point of view of photography as from psychology, Thaipussam is one of the strongest experiences a person can live.

 

 

Thaipussam woman by Carlos Escolástico

 

 

Access to mysticism through pain is a way that man has explored since we can remember, however, for a “civilized” western thinker is probably difficult to understand how traversing the body with metallic elements can guarantee that someone gets to be more close to feel that we are part of something bigger than ourselves. And yet millions of bodies each year come to events like this around the world determined to torture his flesh in the hope of achieving a higher state of consciousness. Some might see this as a twisted psychological cannon to clear the fault, others may say that thisi is nothing more than a strange superstition to prentend having control over the future or maybe is just a way to keep a tradition rooted in time. The fact is that there is much more than a minority practice, but a proposal generally accepted by many religions around the world.

 

 

 

Devotees involved in Thaipussam each year purify his body from 48 days prior to the celebration through abstinence, both sexual and gastronomic, and an intensive practice of prayer.

 

. On the day of the celebration the participants seem not only immune to pain but also to heat under which made the 12 kilometers of pilgrimage separating Kuala Lumpur from the Batu Caves in which worship is paid to Lord Murugan, the Hindu god of war. Complex purification rituals are often performed in full sun; maybe as an added plus of suffering. Once exceeded contact with the body nothing can harm them.

 

Thaipussam hooks by Carlos Escolástico

 

The manifestation of trance is referred to a psychological mechanism by which the person is disconnected from their environment to connect with an altered state of consciousness. For those who never have felt it may sound strange but for me, after having takeng photogrphas from four in the morning until four in the afternoon, is clear that I had lost touch with reality. Yes, I know that this is not the same as an spiritual way but … well, perhaps the result is not so different. In my case the constant exposure to images of such power, somehow, also conveyed to me into a parallel universe in which my body was separated from my mind leaving me oblivious to pain and hunger. Anyone who has loaded with a complete photographic equipment for hours’ll know what I mean.

 

 

Altered states of consciousness are more common than we think, meditation, sleep or intermediate stage that precedes it are some examples in which our consciousness passes stadiums that have little to do with what we call “reality”. The concept finally becomes more a practical consensus than one immutable and objective being. We have agreed that the experience in the waking state is real but, only because we spend more time in that state means it is the most real? Drugs are well known as examples of induction to other states of consciousness but usually accompanied by such strong perceptual changes that after use is very difficult to conclude whether it is truly experienced an expansion of perception or a distortion of the devices through which information comes from. For Thaipussam the main goal of the pilgrims is different: achieving greater wisdom, help to overcome the barriers that life imposes on the day, atone for sins, save a sick relative … The rituals ranging from the relatively easy transportation of milk jug on the head to form part of a bulky structure called Kavadi, lavishly decorated and often including the image of a deity that devotion surrenders. More often than not the Kavadi rest on the shoulders of the devotee but there are the one who divides his weight on various hooks nailed directly on your body.

The show is great and hypnotic.

 

Click on the image to see the whole gallery

 

 

Special thanks to Jeison Martinez,​ Munira Rohaizan​ y Shafina Sheridan​ without whose help this document wouldn’t have been possible.

THAIPUSSAM: COLOR, DOLOR Y TRANCE.

Se cumple ahora un año desde mi visita a Kuala Lumpur para fotografiar uno de los festivales más radicales que existen en el mundo. Tanto desde el punto de vista de la fotografía como desde el de la psicología, Thaipussam es una de las experiencias más contundentes que una persona pueda experimentar.

 

 

Thaipussam woman by Carlos Escolástico

 

 

El acceso al misticismo a través del dolor es un camino que el ser humano ha explorado desde que se tiene recuerdo sin embargo para un occidental “civilizado” es probablemente difícil de entender cómo atravesarse el cuerpo con metal puede garantizar que alguien llegue a estar más cerca de sentir que formamos parte de algo más grande que nosotros mismos. Y sin embargo millones de cuerpos acuden cada año a eventos como este por todo el mundo decididos a torturar su carne con la esperanza de alcanzar un estado de conciencia más elevado. Habrá quien vea en ello una retorcida carambola psicológica para limpiar la culpa, quien jure que en realidad no es más que una extraña superstición con pretensiones de control sobre el futuro o quien simplemente lo vea como una forma de mantener una tradición anclada en el tiempo. El caso es que no se trata ni mucho menos de una práctica minoritaria sino una propuesta comúnmente aceptada por multitud religiones en todo el mundo.

 

 

 

Los devotos purifican su cuerpo desde los 48 días anteriores a través de la abstinencia, tanto sexual como gastronómica, ingiriendo comida una sola vez al día y siempre tomando consciencia de su ofrecimiento a la divinidad.

 

Los participantes parecen no solo inmunes al dolor sino también al calor. Muchos de ellos realizan los más de 12 kilómetros de peregrinación que separan Kuala Lumpur de las Batu Caves, gruta en la que se rinde adoración a Lord Murugan, el dios hindú de la guerra. Los complejos rituales de purificación se realizan a menudo a pleno sol; no se si como un plus de sufrimiento añadido o es que una vez superado el contacto con el cuerpo ya nada puede hacerles daño.

 

Thaipussam hooks by Carlos Escolástico

 

La experimentación del estado de trance viene referida a un mecanismo psicológico mediante el cual la persona se desconecta de su entorno para conectar con un estado de conciencia alterado. Para el que nunca lo haya sentido puede sonar extraño pero cuando, habiendo fotografiado desde las cuatro de la madrugada hasta las cuatro de la tarde está claro que como persona has perdido todo contacto con la realidad. Si, ya se que no es lo mismo un trance fotográfico que uno espiritual pero… bueno, quizás el resultado no sea tan distinto. En mi caso la exposición constante a imágenes de tal potencia, de alguna forma, me transportó también a mi a un universo paralelo en el que mi cuerpo se separó de mi mente dejándome ajeno al dolor y el hambre. Cualquiera que haya cargado con un equipo fotográfico completo durante horas sabrá de lo que hablo.

 

 

El objetivo principal de los peregrinos es diverso: alcanzar una mayor sabiduría, ayuda para superar las barreras que la vida impone en el día a día, expiar los pecados, salvar a un familiar enfermo… el dolor y una serie de complejos rituales que simbolizan la limpieza física y mental para partir de cero. Estos rituales van desde el sencillo transporte de una jarra de leche en la cabeza hasta el formar parte de unas aparatosas estructuras llamadas Kavadi, profusamente decoradas y que suelen incluir la imagen de alguna deidad a la que se rinde devoción. Aunque lo más habitual es que reposen sobre los hombros también hay quien reparte su peso sobre diversos ganchos que clavan directamente sobre su cuerpo.

El espectáculo es grandioso e hipnótico.

 

Haz click sobre la imagen a continuación para ver la galería completa

 

 

Especialmente gracias Jeison Martinez,​ Munira Rohaizan​ y Shafina Sheridan​ sin los cuales este reportaje no habría sido posible.