Seleccionar página

FILOSOFÍA EN LA CALLE: TEUN ZUIDERENT-JERAK

El pasado 23 de noviembre se inauguró en el Museo de Almería la exposición multidisciplinar “Filosofía en la calle” en la que tengo el honor de participar con tres fotografías que representan las tres corrientes de pensamiento que más han condicionado mi forma de entender la vida en la actualidad. Por si no tenéis la oportunidad de ver la exposición en directo me gustaría compartir mis tres modelos y sus ideas con quien tenga curiosidad.

TEUN ZUIDERENT-JERAK

Profesor universitario y Maestro de meditación Vipassana

Conocía a Teun en el retiro de meditación Viapassana que realicé en Palautordera, Barcelona en 2017. En mi vida hay un antes y un después de realizar este retiro, fue una experiencia que cambió para siempre mi forma de entender y estar en el mundo, por eso quise que esta forma de meditación estuviera presente en mi parte del proyecto. Teun simboliza mi acceso a esta forma de pensar (o de no pensar). Recomiendo fervientemente a cualquiera que pueda estar interesado visitar la página web sobre la Fundación Vipassana en España donde podréis encontrar información abundante sobre esta filosofía y sobre los retiros que organizan.

La trayectoria de Teun es amplia y abarca diversos campos del conocimiento. Tras graduarse en “Science and Technology Studies” o STS (Estudios de Ciencia y Tecnología) una carrera interdisciplinaria que combina campos como la filosofía, la antropología, la sociología o la historia Teun Zuiderent-Jerak, viajó al Instituto de Investigación Vipassana (VRI) de Igatpuri, India, para estudiar la lengua Pali (India), y trabajar como voluntario en los cursos de Vipassana International Academy (VIA).

El Pali es el idioma en el que se han conservado las enseñanzas de Gotama, el Buda histórico.  Era una lengua hablada en Majjhima Desa, la “tierra media”, que cubre el norte de la India y partes de Nepal, la región donde Buda impartió sus enseñanzas. El Pali era la lengua del pueblo, no de los eruditos, cuyas obras se conservan en sánscrito, es decir era el lenguaje de la calle, lo cual  no significa que el Buda no fuera un filósofo profundo: fue una de las primeras figuras de la historia registrada en vivir una vida que niega profundamente dividirse entre la filosofía y la calle o “el camino”

Desarrollar el conocimiento teórico de las enseñanzas y vivir una vida que ayuda a crecer en esas enseñanzas es comparado por el Buda con la “gema engarzada en oro”. Las enseñanzas necesitan conducir al desarrollo de la propia sabiduría en el nivel experiencial para que la gema se mantenga viva y su valor permanezca. Así es como la filosofía pasa de producir conocimiento a generar sabiduría.

 

Teun Zuiderent-Jerak (2017) por Carlos Escolástico

Teun Zuiderent-Jerak (2017) por Carlos Escolástico

 

La experiencia vital encaminada a esta sabiduría es propia de personas con vidas sociales muy activas, en las que benefician a otros de su práctica tanto en el sentido mundano como espiritual.

La meditación Vipassana, como la enseña S.N. Goenka en la VIA, así como en multitud de centros de meditación de todo el mundo, se enseña a personas de todos los ámbitos, independientemente de los antecedentes religiosos, nivel de formación académica, profesión, clase, género o cualquier otra distinción de la sociedad. Sin embargo, para fines prácticos, los que participan en los cursos viven como monjes durante la duración del curso, en el sentido de que no pueden pagar por su curso, ni siquiera por sus comidas y alojamiento, sino obtener el servicio sobre la base de la caridad de los participantes anteriores. Después de completar un curso, pueden dar una donación (de dinero, tiempo o ambos) para dar a otros la oportunidad de aprender la meditación Vipassana.

Al regresar de un año de estudios Pali, el servicio y la participación en los cursos de meditación Vipassana, Teun Zuiderent-Jerak continuó su trayectoria académica, así como su práctica de meditación y servicio voluntario en los cursos de meditación Vipassana. Esas actividades tuvieron para él un fuerte impacto; los estudios de STS se nutren de filósofos como Ian Hacking que sostienen que el entrelazamiento de representar (teorizar) e intervenir (desarrollar experiencia) conduce a una forma de realismo que es “incontestable”, en el sentido de que una vez experimentada permite al mundo volver a teorizar de nuevo.

Dentro de los estudios de  STS este trabajo se lleva a cabo bajo el encabezado de “Making and Doing” que se centra en la gestión de becas basadas para estudios experienciales.  Los descubrimientos de la meditación Viapassana y las becas del STS tienen un fuerte impacto por la importancia que dan a la comprensión y la experiencia unidas. Esta doble dirección compartida de llevar la filosofía a las calles y viceversa abre un enorme potencial para llevar la producción de información a generar sabiduría.

 

 

 

FILOSOFÍA EN LA CALLE: MARINA GARCÉS

El pasado 23 de noviembre se inauguró en el Museo de Almería la exposición multidisciplinar “Filosofía en la calle” en la que tengo el honor de participar con tres fotografías que representan las tres corrientes de pensamiento que más han condicionado mi forma de entender la vida en la actualidad. Por si no tenéis la oportunidad de ver la exposición en directo me gustaría compartir mis tres modelos y sus ideas con quien tenga curiosidad.

MARINA GARCÉS

FILÓSOFA Y ENSAYISTA

Si tuviera que definir a Marina con un solo adjetivo diría que es elegante. Elegante al escribir y elegante al hablar, con esa elegancia que solo da la tranquilidad de las ideas claras. La calma de la militancia y la reivindicación desde una posición fuerte, sin algarabías.

Marina es profesora titular de Filosofía en la Universidad de Zaragoza, impulsora proyecto colectivo Espai en Blanc de pensamiento crítico y experimental. Uno de los conceptos centrales de su pensamiento es lo común en el camino de desarrollar alternativas para enfrentarnos a las crisis actuales. Defiende la filosofía como una forma de vida, un arte que nace en la calle y que continúa sin interrupción en el espacio privado, la casa, un hecho al que han contribuido especialmente las mujeres. Sus filósofos referentes son Merleau-Ponty y Diderot. Sus primeros maestros son Deleuze y Foucault y declara que en los últimos años le ha marcado la lectura del pensamiento feminista y postcolonial.

 

Marina Garcés (2017) por Carlos Escolástico

Marina Garcés (2017) por Carlos Escolástico

Considera que las nuevas formas de politización tienen la característica del anonimato. No se trata del anonimato de la masa, de la homogeneización, de la uniformidad, sino de la vida que se puede decir a la vez en primera persona del singular y del plural. Algo que no se hace desde unas siglas concretas, unos representantes, sino desde una presencia compartida. Se trata de querer reapropiarse de la vida y, a la vez, abrir nuevos espacios para una politización radical de la vida.4

En Filosofía inacabada (2015) habla del “fin de los grandes hombres”. Cuestiona el hecho de que todos los filósofos han sido hombres, blancos, occidentales y acomodados y señala que en la actualidad se produce un giro hacia la feminización, la precarización y la colectivización del pensamiento filosófico.

Podéis encontrar más información sobre su abundante trabajo en www.marinagarces.com

Marina Garcés (2017) por Carlos Escolástico

Marina Garcés (2017) por Carlos Escolástico

 

 

FILOSOFÍA EN LA CALLE: JUAN ARNAU

El pasado 23 de noviembre se inauguró en el Museo de Almería la exposición multidisciplinar “Filosofía en la calle” en la que tengo el honor de participar con tres fotografías que representan las tres corrientes de pensamiento que más han condicionado mi forma de entender la vida en la actualidad. Por si no tenéis la oportunidad de ver la exposición en directo me gustaría compartir mis tres modelos y sus ideas con quien tenga curiosidad.

JUAN ARNAU

Para realizar las fotografías la única condición que teníamos era que fueran en la calle, a mi se me ocurrió añadir además la idea  del movimiento como metáfora del desplazamiento de ideas. Juan sugirió la idea de posar en bicicleta. Me pareció arriesgado callejear entre los coches pero me aseguró que después de haber vivido una temporada larga en Bombay cualquier tráfico te parece seguro. Cualquiera que haya estado allí sabe que no le falta razón.

Juan Arnau por Carlos Escolástico

Juan Arnau por Carlos Escolástico (2017)

Juan nació el mismo año que yo: 1968.  Pasó varios años de su juventud embarcado como marinero viajando por África, después decidió estudiar Astrofísica en la Universidad Complutense de Madrid. En la India y gracias a una beca de la Agencia Española de Cooperación Internacional en la Universidad de Benarés se inició en el estudio de la filosofía y la cultura indias. De allí marchó a Mexico donde estudió el idioma sánscrito hasta el nivel de traductor. Podéis completar el resto de su interesantísima biografía en wikipedia o en www.juanarnau.com , no os aburriréis.

Me gusta de Juan su esfuerzo por aunar campos a priori polarizados y antagónicos como puedan ser el pensamiento oriental y el occidental o espiritualidad y ciencia.

A través de numerosos libros  se ha centrado  en temas  como la naturaleza de la percepción, la memoria, el sufrimiento, el lenguaje o las diferentes técnicas meditativas para acrecentar las capacidades cognitivas.

 

Es autor de numerosos ensayos relacionados con el pensamiento filosófico, el budismo y el hinduísmo.

Mi libro favorito es “La invención de la libertad” donde  de la mano de William James, Henri Bergson y Alfred North Whitehead nos propone un re-descubrimiento de la noción de  libertad y un acceso sin pendanterías al pensamiento de estos tres maravillosos filósofos.

1A1 EL BONILLO

 

EL PROYECTO

El proyecto consiste en fotografiar uno a uno a todos los nacidos o descendientes de nacidos en un punto geográfico concreto. La población elegida se llama El Bonillo y se encuentra situada a 70 kilómetros de Albacete, en España. La población total actual ronda los 3.000 habitantes. Es una zona bastante despoblada comparada, por ejemplo, con la costa.

Más información en este enlace

https://es.wikipedia.org/wiki/El_Bonillo

 

 

 

EL RETRATO FOTOGRÁFICO

Desde muy pequeño me gustó mirar a la gente, pero pronto descubrí que los adultos podían sentirse bastante incómodos si se les miraba fijamente. A los diez años recibí como regalo de comunión una cámara fotográfica con la que descubrí que gracias a las imágenes impresas podía observar el mundo de los adultos tan fijamente como quisiera. Aquello no solo no les molestaba sino que parecían sentirse incluso halagados ante mis peticiones para posar ante mi cámara. Sin darme cuenta me había convertido en un fotógrafo de retrato. Desde entonces miles de personas ha desfilado por mi objetivo.

 

EL ESTUDIO ANTROPOLÓGICO

En este caso he optado por un retrato absolutamente despersonalizador. Una iluminación plana, un fondo común y un encuadre ceñido a los ojos, la nariz y la boca eliminan de la imagen los elementos reconocibles de la persona como el pelo o la ropa, dejando únicamente una expresión lo suficientemente neutra como para permitir la observación de la evolución de un rostro que inevitablemente tiene algo en común con todos los demás. El Bonillo es un pueblo que ha sufrido fuertemente la emigración pero en proporciones mínimas la inmigración. Es una tendencia que en los últimos años se está invirtiendo pero aún así existe una inmensa mayoría de población residente que es original del término municipal. ¿Se refleja este pasado común en elementos comunes en el rostro? Esta es la principal pregunta a la que el proyecto pretende dar respuesta.

 

LAS RAÍCES

El proyecto es un viaje a mis propias raíces. Es una investigación del entorno que ha generado, que ha pulido lo que soy. Habiendo nacido en El Bonillo, a la edad de 14 años me marché a estudiar a la capital, Albacete, regresando a partir de entonces únicamente de forma intermintente. Mi partida en plena adolescencia se transformó casi en huida  potenciada por los sueños de ambición adolescente. No quería vivir en un pueblo, quería conocer el mundo. Después de viajar de forma sistemática por todo el planeta he comprendido la inutilidad de pretender conocer “el mundo”, que lo máximo que puedo aspirar es probablemente a conocer “mi mundo”

 

EL TIEMPO

En última instancia 1A1 es una provocación al concepto de tiempo. Al contemplar el océano de rostros resultante observamos al mismo tiempo un único rostro que no tiene edad ni género. Todas las personas representadas forman una sola persona, la persona,  a la que podemos observar simultáneamente en todos los instantes de su vida. Decía Borges en su obra El Aleph “Lo que vieron mis ojos fue simultáneo: lo que transcribiré, sucesivo, porque el lenguaje lo es”, así esta sucesión abrumadora de imágenes es finalmente una sola imagen, un solo instante formado por todos los instantes.

Haz click sobre el logo para ver las imágenes ya realizadas

ULTRAVIOLETA: ¿EXISTE LO QUE NO VEMOS?

Ultravioleta: Solamente una mínima parte del espectro lumínico es visible para el ojo humano. La luz es una onda que vibra en diversas frecuencias, y solo cuando lo hace en una longitud de onda muy concreta resulta visible para el ojo humano. Cuando la frecuencia es más baja o más alta ya no puede ser percibida por el ojo aunque, como está más que demostrado hoy en día gracias al avasallador avance científico, otros espectros lumínicos no solo existen sino que son una parte mucho más grande comparativamente hablando que la que sí vemos.

 

Lo que vemos es una mínima parte de lo que hay.

 

 

ULTRAVIOLETA por Carlos Escolástico

Si fuésemos capaces de percibir un escaso 1% más veríamos nuestro entorno radicalmente diferente, los colores cambiarían y aparecerían detalles invisibles hasta el momento. Y así andamos por la vida, creyendo que lo que vemos es lo único que hay, creyendo que la vida es esto y nada más, pero basta recurrir a la oscuridad y conectar una lámpara ultaravioleta para descubrir un inquietante mundo paralelo.

La reminiscencia a la muerte es inevitable al observar estas imágenes. ¿Hay algo más allá de lo que llamamos vida? ¿Hay otras vidas conviviendo con nosotros invisibles a nuestro ojo y nuestros avanzados sistemas de detección?

 

Los modelos de esta serie quedaban seriamente impactados al descubrir algo así como “otro yo” flotando sobre el primero en las fotografías. Igual pero distinto. Como una segunda piel flotando sobre la primera. Un segundo yo conviviendo, de forma paralela con el primero. Si quisiéramos podríamos seguir añadiendo capas mediante distintas técnicas lumínicas pero nunca llegaríamos a la respuesta que estamos buscando. ¿Qué hay más allá de lo que podemos ver?

 

 

CASCAMORRAS: ESPIRITUALIDAD Y PINTURA NEGRA

En el Cascamorras el color negro es el protagonista. El color negro se asocia en occidente con el luto pero también con la espiritualidad y a menudo con la elegancia.

Sin excepción todas las sociedades que se conocen, desde las fases más remotas de la existencia hasta la actualidad, han practicado alguna forma de pintura corporal independientemente de la zona del planeta en la que hayan habitado.

En algunas regiones del mundo como Australia, las islas del Océano Pacífico o algunas zonas de África, como las colinas del Nuba sudanés; en algunas tribus del sureste, los colores de las pinturas y los peinados indican la edad de los hombres. Desde la India hasta el Magreb, las mujeres practican una forma de pintura corporal más duradera con henna, a menudo con ocasión de celebraciones religiosas o matrimonios. Pero el cuerpo “desnudo” y pintado, además de considerarse un signo de “salvajismo”, resultaba inaceptable para unos criterios de “pudor” marcados por el puritanismo pseudoreligioso. En sentido contrario, muchas tribus, consideraron a los misioneros europeos “personas estúpidas”, precisamente porque no se pintaban.

Cascamorras Baza por Carlos Escolástico

Es fácil deducir por tanto que la decoración del cuerpo (eso sí, según criterios y pautas diferentes) es un rasgo universal de las culturas humanas. Es como si hubiera algo genético que nos induce al uso de la pintura sobre el cuerpo.

 Entre las funciones de la pintura está la “disimulación” del individuo, su adscripción a un universo simbólico general de diversos planos: parentesco, antepasados, seres sobrenaturales… Un aspecto en el que podemos advertir su semejanza y complementariedad con la máscara. Pero también entre las razones que dieron origen a la pintura corporal tenemos las pinturas de guerra para impresionar al enemigo, el embellecimiento, las visitas, la expresión de estados de ánimo, la “venganza de sangre” (represalia de un grupo contra otro previamente agresor), la protección de la piel (contra el sol o los insectos), la pintura para asegurar buen tiempo antes de la navegación de canales, la recuperación de una persona enferma, la pintura durante el canto de canciones (sin otro propósito conocido), el entretenimiento y la celebración de la aparición de los primeros huevos de aves en primavera, las señales de reconocimiento de rango en la propia tribu, el camuflaje para la caza, el cambio de identidad, la entrada en un nuevo grupo social, la definición de posición en un ritual, el ornamento o la seducción, Indicar la edad, celebraciones religiosas, etc.

Cascamorras Baza por Carlos Escolástico

En el Cascamorras, el origen parece ser una mezcla de religión y divertimento, pues aunque la leyenda hable de una disputa por la talla de una virgen, el reto de cruzar el pueblo sin mancharse parece obedecer más a un divertimento que a una solución real al conflicto. Lo que me llama poderosamente la atención es el arraigo tan fuerte de lo que originalmente parece ser poco más que una broma (manchar a alguien) lo cual me lleva a imaginar razones más poderosas  que provocan que lo que empieza como una broma se acabe convirtiendo en una seña de identidad de toda una comarca. ¿Hay algo en ese acto de pintarse que conecta al hombre con esa especie de código genético dormido que se activa al contacto con la pintura? ¿Conecta el hecho de pintarse no solo con algunas de las razones antes expuestas sino con todas ellas? Aunque en apariencia la fiesta es pura diversión, a cualquier bastetano que le preguntes se pondrá serio para afirmar sin vacilar y mirándote a los ojos: “no es sólo una fiesta”. Y llevan razón, porque seguramente también es un cambio de identidad, un ritual, una preparación para la guerra, un camuflaje, una sanación, un ornamento, etc. y todo ello aunque los participantes ni siquiera sean conscientes de ello (ni falta que les hace, porque quién necesita saber si pueden sentir)

Formas y color sobre nuestra piel, han sido utilizados desde hace mucho tiempo atrás, con características especiales que al parecer se niegan a desaparecer en el tiempo, puede que los lenguajes cambien pero los temas aún son muy similares, como si nuestro instinto no olvidara la primera impresión que tuvo al reconocer el medio ambiente que lo rodeaba, un lugar lleno de formas y color, que dejaron una huella imborrable en nuestra memoria genética, la cual es aún símbolo de nuestra identificación e indiscutiblemente una manifestación estética que nos continua regocijando y en muchos casos asombrando.

En el caso del Cascamorras es especialmente significativo el color elegido: el negro. Evocador de la noche y del caos primordial, simboliza la nada que todo lo ocupa. Es el color del universo. Al pintarse de negro uno desaparece y reaparece formando parte de un gran todo compuesto no solo por las miles de personas que participan en la fiesta sino por el universo entero. Hay un trasfondo espiritual en el color negro que impregna la fiesta.

 

EL RETRATO PSICOLÓGICO

 

Creer que un retrato puede revelar la psicología de una persona es una idea realmente pretenciosa. Hay quien va aún más lejos y afirma que tal o cual retrato capta “el alma” del retratado. Qué vanidad más grande pensar que el alma puede quedar almacenada en un papel, por mucha resolución que tenga. Pero sí es cierto que quizás determinados retratos puedan revelar un pequeño porcentaje (que ya sería mucho) de la personalidad del retratado, y sobre todo de la nuestra, del que mira.

A la hora de abordar un retrato se me activa una reacción en cadena de preguntas.  ¿Porqué algunas imágenes tienen más “presente” que otras?  ¿Cómo utilizan las personas su imagen para estar más o menos presentes? ¿A qué nos referimos cuando decimos que alguien tiene “presencia”? ¿Puede la cámara captar y reproducir esa “presencia”? Lo que a una persona le otorga presencia ¿Sirve también para una imagen fotográfica?  ¿Porqué personas con gran presencia personal tienen escasa presencia fotográfica y viceversa? ¿Cuáles son los códigos que utilizo para afirmar mis opiniones al respecto?

La cámara fotográfica  es una potente metáfora del proceso de captación de la realidad del ser humano que nos permite descubrir no solo cómo vemos, sino, cómo no-vemos. Gracias a nuestros escasos y poco desarrollados cinco sentidos creemos ingenuamente percibir la realidad o gran parte de ella. En la fotografía pasamos de cuatro dimensiones (largo, alto, profundo y tiempo) a dos (largo y alto)  y creemos estar representando la realidad pero lo cierto es que al hacer clik ya la hemos dejado atrás, más muerta que viva. Como dijo Roland Barthes “La fotografía repite mecánicamente lo que nunca más podrá repetirse existencialmente”  Para compensarlo disponemos de ese  poderoso mago ilusionista al que llamamos cerebro que con meticulosa eficacia se encarga de reconstruir lo que falta y cuyo funcionamiento entraña el misterio más grande de la existencia humana.

Desde el momento en que tenemos una cámara en las manos se activa en nosotros la reflexión sobre cómo interpretamos la vida. Al decidir el encuadre y el punto de foco desechamos el 99,99 % de lo que nos rodea para quedarnos con un mínima fracción que contiene, aún así, una ingente cantidad de información sobre nuestra realidad. El simple hecho de observar qué nos ha llevado hasta esa imagen nos está revelando quiénes somos y cuáles son nuestras ideas sobre el mundo. Analizando el interés en esa figura y el método de abordaje podemos iluminar nuestro propio comportamiento ante el proceso de vivir. Hay quien duda, quien no duda y quien no se permite dudar. Hay quien busca las personas y quien las evita. Quien busca la sonrisa o quien busca el llanto. Quien piensa en sí mismo y quien piensa en las alabanzas que recibirá. Hay quien pide ayuda y quien hace lo imposible por no pedirla… Podríamos seguir hasta el infinito y seguiríamos sin saber si estamos hablando del acto fotográfico o de la vida en sí misma porque probablemente no haya ninguna diferencia entre el uno y la otra. Eso sí, quizás  la fotografía nos pueda resultar un método más accesible que el vano intento de analizar la  complejidad del proceso vital.

El proceso de fotografiar nos obliga a reflexionar sobre nuestra identidad. Al accionar el disparo se acciona también una ráfaga de preguntas. ¿Quién soy? ¿Soy una cámara que retiene todo aquello que fotografía? ¿O soy una cámara que deja pasar la luz sin identificarse con lo que ve?¿Tal vez me identifico más con el que mira a través de la cámara siendo ésta la que me hace llegar lo que llamo la realidad? ¿Podría  ser  una mezcla de ambos? ¿Y si no fuese lo uno ni lo otro sino la conciencia que contiene a los dos?

RETRATO DE ESPAÑA: LA IMAGEN DE LA IMAGEN

Las imágenes son un yuxtaposición de imágenes.

Primer Plano: La imagen del retratado

Segundo Plano: La imagen que el pintor ha construido en un lienzo

Tercer Plano: La imagen que El Museo del Romanticismo de Madrid ha reproducido en un papel y pegado en la pared.

Cuarto Plano: La imagen que Carlos Escolástico ha tomado para este proyecto

Al ver estas imágenes en un ordenador podemos pensar que han sido impresas y enmarcadas, pero en realidad el marco está añadido digitalmente, es decir, no existe en la realidad, añadiendo de esta forma una quinta capa a imagen de la imagen.

EL CUERPO ES UNA ILUSIÓN

En 2003, Jordi Cortés, artista procedente del mundo de la danza y la performance, funda la compañía Alta Realitat. A través de ella lleva a cabo diversos proyectos relacionados con el baile y la expresión corporal desde un punto de vista que contempla sobretodo la integración de artistas cuya capacidad está basada en su talento y no en sus condiciones físicas. Fruto de mi colaboración con este colectivo surge esta serie de fotografías que recogen tanto el trabajo que se lleva a cabo en la compañía como imágenes creadas exclusivamente para el presente proyecto fotográfico.

Arthur Schopenhauer decía que el problema de la relación entre el cuerpo y la mente era «el nudo del mundo». Y ese nudo parece que no se ha desatado. Este problema podría plantearse así: ¿la mente es una entidad no-física y etérea, que controla el cuerpo, o tal vez es el cerebro? ¿O es una entidad de algún otro tipo?

En sus Meditaciones metafísicas, Descartes planteó el problema de la relación mente-cuerpo. Se trataba de explicar cómo la conciencia, el espíritu, el pensamiento, la libertad, las ideas, el libre arbitrio, etc… pueden vincularse al mundo material, tal cómo la ciencia lo describe.