Seleccionar página

click aquí para leer en español

It is now a year since my visit to Kuala Lumpur to photograph one of the most radical religious festivals in the world. Both from the point of view of photography as from psychology, Thaipussam is one of the strongest experiences a person can live.

 

 

Thaipussam woman by Carlos Escolástico

 

 

Access to mysticism through pain is a way that man has explored since we can remember, however, for a “civilized” western thinker is probably difficult to understand how traversing the body with metallic elements can guarantee that someone gets to be more close to feel that we are part of something bigger than ourselves. And yet millions of bodies each year come to events like this around the world determined to torture his flesh in the hope of achieving a higher state of consciousness. Some might see this as a twisted psychological cannon to clear the fault, others may say that thisi is nothing more than a strange superstition to prentend having control over the future or maybe is just a way to keep a tradition rooted in time. The fact is that there is much more than a minority practice, but a proposal generally accepted by many religions around the world.

 

 

 

Devotees involved in Thaipussam each year purify his body from 48 days prior to the celebration through abstinence, both sexual and gastronomic, and an intensive practice of prayer.

 

. On the day of the celebration the participants seem not only immune to pain but also to heat under which made the 12 kilometers of pilgrimage separating Kuala Lumpur from the Batu Caves in which worship is paid to Lord Murugan, the Hindu god of war. Complex purification rituals are often performed in full sun; maybe as an added plus of suffering. Once exceeded contact with the body nothing can harm them.

 

Thaipussam hooks by Carlos Escolástico

 

The manifestation of trance is referred to a psychological mechanism by which the person is disconnected from their environment to connect with an altered state of consciousness. For those who never have felt it may sound strange but for me, after having takeng photogrphas from four in the morning until four in the afternoon, is clear that I had lost touch with reality. Yes, I know that this is not the same as an spiritual way but … well, perhaps the result is not so different. In my case the constant exposure to images of such power, somehow, also conveyed to me into a parallel universe in which my body was separated from my mind leaving me oblivious to pain and hunger. Anyone who has loaded with a complete photographic equipment for hours’ll know what I mean.

 

 

Altered states of consciousness are more common than we think, meditation, sleep or intermediate stage that precedes it are some examples in which our consciousness passes stadiums that have little to do with what we call “reality”. The concept finally becomes more a practical consensus than one immutable and objective being. We have agreed that the experience in the waking state is real but, only because we spend more time in that state means it is the most real? Drugs are well known as examples of induction to other states of consciousness but usually accompanied by such strong perceptual changes that after use is very difficult to conclude whether it is truly experienced an expansion of perception or a distortion of the devices through which information comes from. For Thaipussam the main goal of the pilgrims is different: achieving greater wisdom, help to overcome the barriers that life imposes on the day, atone for sins, save a sick relative … The rituals ranging from the relatively easy transportation of milk jug on the head to form part of a bulky structure called Kavadi, lavishly decorated and often including the image of a deity that devotion surrenders. More often than not the Kavadi rest on the shoulders of the devotee but there are the one who divides his weight on various hooks nailed directly on your body.

The show is great and hypnotic.

 

Click on the image to see the whole gallery

 

 

Special thanks to Jeison Martinez,​ Munira Rohaizan​ y Shafina Sheridan​ without whose help this document wouldn’t have been possible.

click aquí para leer en español

Tokyo Host by Carlos Escolástico

Tokyo Host by Carlos Escolástico

WHAT IS A “HOST” IN JAPAN?

“Host” is an English word adapted to Japanese “hosto” or host. Currently in Japan it refers to a young man that offers company to women in exchange for money, usually in a kind of club specially dedicated to this purpose. When a westerner hears this definition automatically think of male prostitution, but the host is not a gigolo. The main difference is that it doesn’t offer sex but only company.

 

 

 

 

 

 

HOW MUCH DOES IT COST?

Drinking in a “Host Club” is much more expensive than a normal bar. A drink can cost between 50 and 100 euros, but if you ask, for example, a bottle of champagne, the price can easily shoot over 1,000 euros. If we add entrance fee and tips, the average cost of one night may be around 400 euros.

Ordering a bottle of champagne is what is known as a “champagne call” and can make from 450 to 2000 euros depending on the brand. Often it implies that all hosts in the club surround the table to sing a song or a similar number. On special occasions you can request a “Champagne Tower” for which they may need between 7 and 20 bottles.

 

Tokyo Host by Carlos Escolástico

 

HOW MUCH YOIU WIN AS A HOST?

The host takes a commission (about 50%) over the price of drinks. Occasionally you may receive gifts such as clothing, watches, cars and shoes or even apartments. The money that a host can get each month will vary depending on their work, mainly depending on the glasses that his client consumes. The best feature that can attain 10,000 to 50,000 euros per month.

 

 

 

 

WHO DEMANDS THEM?

Someone may be wondering if the beautiful Japanese women need to pay 100 euros for a drink just to have a conversation with a guy. Are they unable to seduce a man and get that free company? Contrary to what one might think, the lead plaintiffs are relatively young and attractive girls. In a high percentage are “hostesses”, ie girls who do turn the same job but for men. In other cases they are entrepreneurs or simple executive with good salary, after a hard day at work, the last thing they want is to keep holding to a male group generally quite macho, more focused on the pursuit of sex than on the needs of a woman.

Tokyo Host by Carlos Escolástico

HOW DOES IT WORK?

A host and his lady “play” to be a perfect match from the female point of view. They flirt, speak about fashion, romantic movies, hairstyles, shoes, etc. Even occasionally they may have sex, but is not common and is not in the initial approach. In fact, many believe that the key to survival lie in the professional knowledge to manage a polite but firm rejection of sexual advances.

The first night a customer enters a club is usually received by all hosts available that will bring their presentation with a brief seductive as possible cards. The girl elect one of them and when she returns will always be served by him. The client can only change host in special cases and talking to the owner of the club. Talking to clients of another host you are frowned upon and can even lead to dismissal. The meetings outside the club (travel, meals, karaoke, etc.) are rare and not well seen.

At dusk it is common to see them handing out advertising, addressing girls alone or sending messages from their mobile to their clients to encourage them to go to the club. Today most clubs open at 4 pm and close around 2 am, though unofficially many are open all night especially on weekends.

Although it seems a nice job, the competition is very tough, the age range to carry it out is very short and that his salary depends on what they drink makes long-term pay too high a price for their health.

 

SOME NUMBERS

The first “Host Club” opened in Tokyo in 1966.

Today it is estimated that there are over 200 only in the capital.

More than 3,000 hosts work every day in the city of Tokyo.

Most of these clubs are in “Kabuki-Cho,” the red light district of Tokyo (and the largest in Asia) where all the sex-related businesses are concentrated at night.

Only the two most successful clubs turnover of about 6 million euros a year.

Probably the number one employer in the business of the host is Takeshi Aida. His little empire (including 4 “Host Club” and some small bars) is valued at 380 million euros. He has written several books for businessmen and usual to see him lecturing at universities and companies but also the lives of high economic flights has taken its toll: in 2011 he suffered a heart attack and in March 2015 one of his sons committed suicide.

Tokyo Host by Carlos EscolásticoTokyo Host by Carlos Escolástico

 

REFERENCES

In Japan there are numerous references to the figure of the host in film, literature and especially the sleeve which also they sometimes take their artistic names. There are plenty of books on the subject as well, as manual tests to become the perfect host. In the kiosks we can find magazines like “Men’s Knuckle” that tell us about their lifestyle and in turn serve the clubs to recruit applicants.

Tokyo Host by Carlos Escolástico

Tokyo Host by Carlos Escolástico

click aquí para leer en español

 

 

Tokyo Host by Carlos Escolástico

Tokyo Host by Carlos Escolástico

click here to read in english

¿QUÉ ES?

“Hosto” es una palabra adaptada al japonés del inglés “host”, anfitrión. Actualmente en Japón hace referencia a un hombre joven que ofrece compañía a mujeres a cambio de dinero, generalmente en un tipo de club especialmente dedicado a este fin. Cuando un occidental escucha esta definición piensa automáticamente en la prostitución masculina, pero el host no es un gigoló. La principal diferencia es que no ofrece sexo sino únicamente compañía.

 

 

 

Tokyo Host by Carlos Escolástico

Tokyo Host by Carlos Escolástico

¿CUÁNTO CUESTA?

Beber en un “Host Club” es muchísimo más caro que en un bar normal. Una copa puede costar entre 50 y 100 euros, pero si se pide, por ejemplo, una botella de champán, el precio puede dispararse fácilmente a más de 1.000 euros.

Si a las copas de ella le sumamos las de él, más tabaco, tarifa de entrada y propinas, el gasto medio de una noche puede rondar los 400 euros.

Pedir una botella de champán es lo que se conoce como un “champagne call” y puede suponer desde 450 euros hasta 2000 según la marca.

A menudo implica que todos los hosts del club rodearán la mesa para cantar una canción o algún número similar. En ocasiones especiales se puede solicitar una “Champagne Tower” para lo cual se pueden necesitar entre 7 y 20 botellas.

 

 

¿CUÁNTO GANA UN HOST?

Tokyo Host by Carlos Escolástico

El host lleva una comisión (aproximadamente el 50 %) sobre las copas. Ocasionalmente es posible que reciba regalos como ropa, relojes, zpatos o incluso coches y apartamentos. El dinero que un host pueda conseguir cada mes variará en función de su trabajo, principalmente en función de las copas que haga consumir a su clienta. Los mejores cuentan que pueden llegar a obtener entre 10.000 y 50.000 euros al mes.

 

¿QUIÉN LOS DEMANDA?

Más de uno se estará preguntando si las bellas mujeres japonesas tienen necesidad de pagar 100 euros por una copa solo para que un chico les dé conversación. ¿Acaso no son capaces de seducir a un hombre y conseguir esa compañía gratis? Contra lo que pudiera pensarse, las principales demandantes suelen ser chicas relativamente jóvenes y atractivas. En un alto porcentaje son “hostesses”, es decir, chicas que hacen a su vez el mismo trabajo pero para hombres. En otros casos son empresarias o simples ejecutivas con buenos sueldos que, tras un duro día de trabajo, lo último que quieren es seguir aguantando a un colectivo masculino en general bastante machista, más centrado en la búsqueda de sexo que en las necesidades de una mujer.

Tokyo Host by Carlos Escolástico

Tokyo Host by Carlos Escolástico

¿CÓMO FUNCIONA?

Un host y su dama “juegan” a ser una pareja perfecta desde el punto de vista femenino. Tontean, hablan de moda, de películas románticas, de estilos de peinados, de zapatos, etc. Incluso ocasionalmente puede que tengan sexo, pero no es lo habitual y no entra en el planteamiento inicial. De hecho, muchos de ellos consideran que la clave para la supervivencia profesional radican en el saber gestionar un rechazo amable pero firme ante las propuestas sexuales.

La primera noche que una clienta entra en un club suele ser recibida por todos los hosts disponibles que le entregarán sus tarjetas acompañadas de una breve presentación lo más seductora posible. La chica elegirá a uno de ellos y a partir de ahí cuando vuelva será siempre atendida por él. La clienta solo podrá cambiar de host en casos especiales y hablando con el dueño del club. Hablar con clientas de otro host está muy mal visto y puede incluso acarrear un despido. Los encuentros fuera del club (viajes, comidas, karaokes, etc.) son poco frecuentes y no está bien visto.

Al caer la tarde es habitual verlos repartiendo publicidad, abordando a chicas solas o mandando mensajes desde sus móviles a sus clientas para incitarlas a acudir al club. Hoy en día la mayoría de los clubs abren a las 4 de la tarde y cierran sobre las 2 de la madrugada, aunque extraoficialmente muchos de ellos permanecen abiertos toda la noche sobre todo en fin de semana.

Aunque parece un bonito trabajo, la competencia es muy dura, el margen de edad para llevarlo a cabo es muy corto y el hecho de que su sueldo dependa de lo que beben hace que a largo plazo paguen un precio demasiado alto por su salud.

Tokyo Host by Carlos Escolástico

Tokyo Host by Carlos Escolástico

ALGUNAS CIFRAS

El primer “Host Club” abrió sus puertas en Tokio en 1966.

Hoy en día se calcula que hay más de 200 sólo en la capital.

Más de 3.000 host trabajan cada día en la ciudad de Tokio.

La mayoría de estos clubes se encuentran en “Kabuki-Cho”, el barrio rojo de Tokio (y el más grande de todo Asia) donde se concentran todos lo negocios relacionados con el sexo y la noche.

Solamente los dos clubs más exitosos facturan unos 6 millones de euros al año.

Probablemente el empresario número uno en el negocio de los host es Takeshi Aida. Su pequeño imperio (incluidos  4 “Host Club” y algunos bares pequeños) está valorado en 380 millones de euros. Ha escrito varios libros dirigidos a hombres de negocios y es habitual verlo dando charlas en universidades y empresas aunque también la vida de altos vuelos económicos le ha pasado factura: en 2011 sufrió un infarto y en marzo de 2015 uno de sus hijos se suicidó.

 

REFERENCIAS

En Japón existen numerosas referencias a la figura del host en el cine, la literatura y sobre todo el manga del cual también ellos toman a veces sus nombres artísticos.Asimismo existen gran cantidad de libros sobre el tema, tanto ensayos como manuales para llegar a ser el host perfecto. En los kioskos podemos encontrar revistas como “Men’s Knuckle” que nos hablan sobre su estilo de vida y que a su vez sirven a los clubs para reclutar aspirantes.

click here to read in english

Tanto si hablamos de psicología como si lo hacemos de fotografía (o cualquier otra disciplina artística) el miedo es uno de los temas más recurrentes. ¿Es quizás el arte una forma intuitiva de tangibilizar lo intangible? ¿De dar forma a lo que no la tiene? ¿Sería, desde este punto de vista, Halloween una estupenda vía terapéutica de enfrentarnos a aquello que más tememos?

 

MG_9650

Siempre me ha gustado la fiesta de Halloween, pero entiendo también a los que critican la implacable apisonadora cultural que significa. Comparto sus recelos,  y no por un sentimiento nacionalista sino por la falta de aire que deja para propuestas mucho más creativas  a las que a penas se presta atención.

Lo queramos o no seguimos teniendo tendencia a ensalzar lo de fuera y olvidarnos de lo de dentro. Probablemente por el simple hecho de no poseer la maquinaria de comercialización que respalda al mercado estadounidense, que fagocita de forma experta cuanto toca y lo devuelve convertido en fast food lista para ser consumida por millones de clientes poco exigentes. Me gustan las películas de terror y sus personajes, soy fan incondicional de vampiros, hombres lobo y zombis pero… ¿qué pasa con el resto? ¿Son estos los únicos monstruos que la imaginación es capaz de producir? ¿O que la industria es capaz de comercializar? Sin llegar a hablar de monstruos reales, como ciertos directores de empresas, sin ir más lejos, el continente europeo  está llena de mitos absolutamente terroríficos sin explotar, supongo que esperando a que los norteamericanos los descubran, si es que no desaparecen antes, claro.

_MG_9610

La historia de España, supongo que como la de cualquier país, está llena de episodios oscuros. La febril creatividad popular a menudo ha encontrado en las fiestas una forma de exorcizar esos miedos en forma de disfraces o muñecos a los que posteriormente, como una forma de psicomagia, poder maltratar o expulsar de nuestras vidas. Así uno puede encarnar a su peor pesadilla durante un día, conocerla, hacerse amigo incluso y descubrir que quizás no es para tanto. TAmbién uno puede al final de ese día guardarla en un cajón, para que no moleste el resto del año. En otros casos adopta la forma de un muñeco al que poder maltratar, apalear o quemar con la esperanza de que así se consuma también el miedo. Nuestro territorio esconde centenares de festejos, la mayoría en pueblos diminutos, cuyos protagonistas dejarían a Freddy Krueger o las hordas de zombis como inocentes bromas de patio de primaria. Desde el hombre del saco o el sacamantecas al casi simpático “coco” tenemos la casa atestada de pesadillas infernales que si saltaran al cine darían fácilmente para muchos años de grandes taquillazos. ¿Una solución a la crisis? Aquí os dejo una extensa colección de imágenes de algunos de estos personajes que he ido recopilando a lo largo de los años y que quizás algún día se cuelen en nuestras peores pesadillas y desde ahí… al catálogo de disfraces de Toys’r’us.

140203_2728

Trabajar el miedo en terapia mediante fotografías es un trabajo rico en creatividad y de una potencia sin límites a la hora de movilizar emociones. Una de las técnicas más utilizadas en fototerapia es fotografiar aquello que me da miedo. Puede ser literalmente, las arañas, por ejemplo, o puede ser “creando” toda una imagen a partir de la peor pesadilla.

Es una técnica muy interesante desde el punto de vista creativo pero si no se dispone de mucho tiempo existe también otra posibilidad: las fotografías proyectivas. Consiste en mostrar al paciente una serie de imágenes hasta que encuentre la que más identifica su miedo o la que más rechazo le genera. A partir de ahí se aborda el tema desde los recuerdos y emociones que surgen de la imagen.

¿Y para ti? ¿Qué forma tiene tu peor pesadilla? ¿En qué personaje te reconoces? Si tu peor miedo tuviera forma humana ¿A cuál de estos se parecería?

 

Tengo que dar las gracias a la Fundación Mapfre por descubrirme al fotógrafo Stephen Shore. Hasta ahora siempre le había considerado absolutamente sobrevalorado. No podía entender porqué se le citaba tan a menudo o porqué razón en todas las FNAC hay un libro suyo. Sus fotos me parecían más de “Idealista” que de Museo de Arte Contemporáneo. A muchas de sus imágenes podrías subtitularlas  “se vende parcela“, o “alquilo plaza de garaje”  y quedarte tan ancho.
Lo primero que saco en conclusión tras ver la exposición  es la importancia de ver la fotos, y con ello me refiero a copias impresas supervisadas por el autor. Estar frente a esas maravillosas imágenes, especialmente la serie “Uncommon Places”, ha sido como verlas por primera vez, sentirlas por primera vez. Como ir al cine a ver una versión original después de años escuchando actores doblados.
Como la bolsa atrapada en la corriente de aire de American Beauty, Shore no necesita artificios para encontrar la belleza. Ni puntos de vista retorcidos, ni efectos especiales, nisiquiera desenfoques o el más mínimo recurso efectista. Simplemente la belleza de lo que hay, tal como llega, sin manipular, sin cocinar.
La misma ausencia de concesiones he percibido en  “Boyhood”, la película de Richard Linklater, que también he visto la semana pasada y que igualmente se desviste de cualquier añadido gratuito para entretener. No hay asesinatos ni naves espaciales. Solo la vida, sin adornos. Hacen falta agallas para quedarse en “lo que hay” y confiar que la obra de arte está terminada. Es algo que la terapia gestalt lleva proponiendo desde su creación, una idea tomada  de las filosofías orientales como el budismo, que a su vez habrá tomado la idea de alguna filosofía más antigua. Tan antigua como el pensamiento probablemente. La belleza de lo que hay. Sin más. Nada es más intenso.
Nacimiento: abandonar el vientre materno  es quizás el acontecimiento más intenso que un ser vivo puede experimentar. Flotar en un líquido a la misma temperatura del cuerpo, con todas las necesidades cubiertas. ¿Qué ocurre en ese momento? ¿Qué sentimos al manifestarnos en este mundo por primera vez?
Nacimiento por Carlos Escolástico

Nacimiento por Carlos Escolástico

 
Los  cinco sentidos, hasta ese momento bajo mínimos, de súbito se conectan desatando una enloquecida cascada de información: luz, ruido, olores, frío, sabor a sangre… de estar rodeados de un elemento líquido pasamos a otro gaseoso. Por mucho que el ser vivo pudiera, nunca llegaría a imaginar antes de nacer qué es la vida de la misma forma que nos cuesta imaginar la existencia tras la muerte o antes de la concepción. ¿Y el proceso inverso? ¿Sería posible  recrear ahora cómo fue el momento en el que se produjo el cambio más significativo de nuestras vidas?
Recientemente he encontrado este relato en internet (desconozco su autoría) que ilustra muy bien la idea de lo que podría significar el nacimiento.
 
 

 

En el vientre de una mujer embarazada se encontraban dos bebés. Uno pregunta al otro:

-¿Tú crees en la vida después del parto?

– Claro que sí. Algo debe existir después del parto. Tal vez estemos aquí porque necesitamos prepararnos para lo que seremos más tarde.

– ¡Tonterías! No hay vida después del parto. ¿Cómo sería esa vida?

– No lo sé pero seguramente… habrá más luz que aquí. Tal vez caminemos con nuestros propios pies y nos alimentemos por la boca.

…- ¡Eso es absurdo! Caminar es imposible. ¿Y comer por la boca? ¡Eso es ridículo! El cordón umbilical es por donde nos alimentamos. Yo te digo una cosa: la vida después del parto está excluida. El cordón umbilical es demasiado corto.

– Pues yo creo que debe haber algo. Y tal vez sea sólo un poco distinto a lo que estamos acostumbrados a tener aquí.

– Pero nadie ha vuelto nunca del más allá, después del parto. El parto es el final de la vida. Y a fin de cuentas, la vida no es más que una angustiosa existencia en la oscuridad que no lleva a nada.

– Bueno, yo no sé exactamente cómo será después del parto, pero seguro que veremos a mamá y ella nos cuidará.

– ¿Mamá? ¿Tú crees en mamá? ¿Y dónde crees tú que está ella?

– ¿Dónde? ¡En todo nuestro alrededor! En ella y a través de ella es como vivimos. Sin ella todo este mundo no existiría.

– ¡Pues yo no me lo creo! Nunca he visto a mamá, por lo tanto, es lógico que no exista.

– Bueno, pero a veces, cuando estamos en silencio, tú puedes oírla cantando o sentir cómo acaricia nuestro mundo. ¿Sabes?… Yo pienso que hay una vida real que nos espera y que ahora solamente estamos preparándonos para ella…

 

Haz click en la siguiente imagen para ver la galería completa sobre el nacimiento

 


https://vimeo.com/52377920


Esta semana homenaje a mi mismo (sin excusas) para ello he elegido la foto de esta ‘Kodak Instamatic 25’. Una cámara barata que hizo felices a muchos niños a mediados de los años 70, entre ellos yo. Esta fue mi PRIMERA CAMARA. El origen. El domingo pasado paseando por un mercadillo la encontré y, aunque no soy nada mitómano ni coleccionista, no pude resistir llevármela a casa. Lo cierto es que siento algo muy especial al verla. Mientras hoy en día las “lomo” alcanzan precios astronómicos aquí tenemos nuestras queridas Instamatic a precios de risa. Cualquier día de estos le pongo un carrete y os comento el resultado.