En 2003, Jordi Cortés, artista procedente del mundo de la danza y la performance, funda la compañía Alta Realitat. A través de ella lleva a cabo diversos proyectos relacionados con el baile y la expresión corporal desde un punto de vista que contempla sobretodo la integración de artistas cuya capacidad está basada en su talento y no en sus condiciones físicas. Fruto de mi colaboración con este colectivo surge esta serie de fotografías que recogen tanto el trabajo que se lleva a cabo en la compañía como imágenes creadas exclusivamente para el presente proyecto fotográfico.

Arthur Schopenhauer decía que el problema de la relación entre el cuerpo y la mente era «el nudo del mundo». Y ese nudo parece que no se ha desatado. Este problema podría plantearse así: ¿la mente es una entidad no-física y etérea, que controla el cuerpo, o tal vez es el cerebro? ¿O es una entidad de algún otro tipo?

En sus Meditaciones metafísicas, Descartes planteó el problema de la relación mente-cuerpo. Se trataba de explicar cómo la conciencia, el espíritu, el pensamiento, la libertad, las ideas, el libre arbitrio, etc… pueden vincularse al mundo material, tal cómo la ciencia lo describe.